¿Es normal tener un sangrado vaginal en el primer trimestre de embarazo? (semana 1- 4)

20 Febrero, 2015

Cualquier tipo de sangrado o manchado durante el embarazo es siempre motivo de consulta urgente con el ginecólogo. Aún cuando la hemorragia sea pequeña, es conveniente acudir al especialista para determinar la causa si es posible y administrar algún tratamiento si fuera necesario.

No obstante casi un tercio de todas las gestaciones presenta un sangrado en el primer trimestre sin ser necesariamente una perdida del embarazo. Algunas mujeres pueden tener un ligero manchado después de una relación sexual, pues el cuello uterino esta más vascularizado y sensible. Y en ocasiones el sangrado puede ser causado por razones que nada tienen que ver con el embarazo, como una infección urinaria, hongos vaginales o traumatismos.

A continuación te exponemos las causas más comunes de sangrado durante el primer trimestre de embarazo:

  •  Hemorragia de implantación. Puede aparecer hacia la 4º a 7º semana de embarazo, como consecuencia de la implantación del ovulo fecundado en la pared del útero. El sangrado es escaso, de color rosado o amarronado y no va acompañado de dolor, ni en el bajo vientre, ni tipo cólico. Suele desaparecer espontáneamente y considera fisiológico. De todas maneras, conviene hacer una consulta médica para corroborar que sea esta la causa.
  • Cambios hormonales. Los cambios hormonales del momento en el que deberías estar menstruando, pueden también provocar pequeños manchados vaginales, a veces similares a la hemorragia menstrual.
  •  Amenazadas aborto. Se produce generalmente cuando la pérdida sanguínea es de mayor magnitud y está siempre asociada a dolores cólicos abdominales. La gestación puede interrumpirse de manera espontánea y son diversas las causas que lo pueden provocar; como  una infección, un traumatismo, medicamentos, hematomas, o una anormalidad en el feto, aunque la gran mayoría de las veces se desconoce la causa. Y también puede ocurrir sin ninguna razón aparente. No hay tratamiento especifico, se recomienda reposo y controles ecograficos para valorar el   desarrollo del embrión. Cuando se producen 2 o más abortos espontáneos seguidos se recomienda acudir a la consulta de fertilidad para realizar un estudio más completo.
  •  Hematoma subcorial. La formación de pequeños lagos sanguíneos entre la superficie del útero y el tejido propio del embarazo, también pueden provocar hemorragia, en general sin acompañarse de dolor. En la mayoría de los casos se reabsorben y desaparecen espontáneamente.
  • Embarazo ectópico. Es aquella gestación que se implanta fuera de la cavidad uterina y que por tanto su desarrollo no es viable, presenta escasa pérdida sanguínea pero con dolor abdominal severo, a veces irradiados a la zona del hombro y suele ir acompañado de mareos y vómitos. Requiere tratamiento de urgencia, farmacológico o quirúrgico, en función de la evolución del    embarazo.
  •  Mola hidatiforme. Es causa de hemorragia, asociada a mucha sintomatología digestiva como náuseas y vómitos. En este caso, el huevo normal del embarazo está reemplazado por un tejido de crecimiento rápido parecido que ocupa todo el interior del úteroComo el síntoma común de todos estos problemas es la hemorragia genital, es fundamental una consulta inmediata con el ginecólogo, que determinará cuál de ellos es el que está afectando a tu embarazo y actuar en consecuencia.

 

Ana Tejeda. Matrona

 

 


Déjanos un comentario