Archivo para Diciembre, 2009

Rehabilitación cardiaca

Diciembre 9th, 2009

Las enfermedades cardiovasculares son cada vez más frecuentes, de hecho, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) se ha convertido en la principal causa de muerte en España. Este dato está directamente relacionado con el estilo de vida actual, afectando sobre todo la alimentación, el sedentarismo y el estrés. Personas con hipertensión, con el colesterol alto, arterioesclerosis, pacientes que hayan sufrido un infarto de miocardio, una angina de pecho o trasplantes de corazón son susceptibles de realizar una rehabilitación cardiaca.

A menudo las personas con factores de riesgo para padecer un infarto de miocardio no cambian su modo de vida hasta que la patología es grave, por eso debemos ser conscientes de que el corazón y todo el sistema circulatorio son vitales y que debemos de mantener hábitos de vida saludables. Por ello, en nuestra clínica hemos planificado entrenamientos específicos para mejorar la calidad de vida del paciente con riesgo cardiovascular y también para aquellos que hayan sufrido un infarto de miocardio o algún otro tipo de dolencia de este tipo y quieran realizar la tercera fase de rehabilitación cardiaca.

Objetivos que buscamos

• Mejora de la capacidad cardiovascular.
• Aumento del volumen de oxigeno máximo.
• Mejora de la fuerza.
• Disminución del colesterol malo (LDL.)
• Disminución del sobrepeso.
• Disminución de la tensión arterial.
• Descenso del número de recidivas.
• Aumento de la hipertrofia cardiaca.
• Descenso de las pulsaciones en reposo.
• “Obligar” al paciente a seguir una rutina de entrenamiento semanal que de otra manera muchas veces se abandona.

Herramientas que vamos a utilizar:

• Ejercicio aeróbico al aire libre con monitorización de la frecuencia cardiaca
• Ejercicio enfocado a la mejora de la fuerza implicando grandes grupos musculares (pesos libres, propio peso)
• Circuitos de tonificación muscular en los que integramos ejercicio aeróbico y anaeróbico
• Evitaremos la maniobra de Valsalva (contracciones isométricas)


Categorias:


Frenar la osteopororis

Diciembre 9th, 2009

La osteoporosis es una enfermedad silenciosa que no se manifiesta hasta que está bastante avanzada, y que se caracteriza por una disminución de la densidad mineral ósea mayor de 2,5 SD respecto a lo considerado normal para un sujeto joven (según la Organización Mundial de la Salud). Esta enfermedad afecta en mayor medida a las mujeres, sobre todo después de la menopausia (descenso de la producción de estrógenos) aunque también afecta al sexo masculino.

La máxima densidad ósea se alcanza más o menos a los 30 años y a partir de aquí va descendiendo. Sin embargo mantener una actividad física adecuada va a ayudarnos a mantener una buena calidad ósea que nos permita en muchos casos evitar la aparición de la enfermedad y en los casos en los que ya ha aparecido frenar el descenso de la densidad ósea e incluso aumentarla. Esto será fundamental para evitar fracturas que puedan provocar una inmovilización prolongada del paciente y otras complicaciones derivadas de la enfermedad.

Dentro del tratamiento que se suele recomendar se incluye la terapia con estrógenos, ingesta de calcitonina y de calcio (alimentación), aumento de la vitamina D (ayuda a fijar el calcio en el hueso) y ejercicio. Sin embargo muchas veces la prescripción del ejercicio no siempre es la más idónea, y el paciente no realiza una actividad que frene el avance de la enfermedad. Desde luego, debemos evitar los ejercicios en los que no haya impacto como por ejemplo la natación o la bicicleta, y debemos de tener claro también que aunque andar es un buen ejercicio y algunos estudios han demostrado que aumenta la densidad ósea, otros no han encontrado resultados significativos.

Nosotros os ofrecemos un entrenamiento personalizado en el que vamos a estudiar el estado en el que se encuentra la enfermedad para realizar un ejercicio físico idóneo para frenar la perdida de hueso. Para ello realizaremos:

• Ejercicio con impacto, ya que la presión mecánica está relacionada con la osteogenesis (generación de hueso.)

• Ejercicio en el que demandaremos una adecuada contracción muscular basándonos en que la tensión tendinosa sobre el hueso aumenta la formación de este.

• Ejercicios en los que trabajaremos la flexibilidad.

• Ejercicios aeróbicos con la carga del propio peso.

• Ejercicios de estabilidad y equilibrio para evitar las posible caídas.


Categorias: